Cómo aumentar tus posibilidades de obtener un crédito

Desde el momento inicial en el que abres una cuenta de ahorros, tu nombre empieza a figurar de cara al sector bancario. Desde entonces, cada decisión financiera que tomes puede afectar, para bien o para mal, a tu historial crediticio. ¿Y cómo lo hace? Muy sencillo: las buenas decisiones, como pagar a tiempo tus recibos o tu alquiler, o abonar las cuotas de un crédito en su debido momento, dejarán una buena impronta, mientras que los retrasos o los impagos lograrán el efecto contrario.

Gestionar correctamente tu historial de crédito te permitirá aumentar las posibilidades de obtener un crédito de mayor cuantía y con mejores condiciones, especialmente si se trata de un crédito rápido online. Nos referimos a préstamos personales que se conceden en tiempo record, puesto que evalúan los datos y la situación del cliente al instante y le envían una respuesta en cuestión de minutos.

Y es que ahora, para conseguir un crédito, ya no necesitas contar con un aval ni esperar días y días. Basta con que seas mayor de 18 años y puedas conectarte a internet. Los créditos online de Zaimo se adaptan a tus necesidades para ofrecerte el dinero que necesitas de una forma rápida, transparente y sin papeleos. Gracias a su innovador sistema, que obtiene de forma automática las decisiones sobre la concesión del préstamo, Zaimo es capaz de conceder créditos online y transferir dinero 24 horas al día, 7 días a la semana.

Consejos para mejorar tu historial crediticio

Incrementar las posibilidades de obtener un crédito está en tu mano. Estos son solo algunos de los consejos que tener en cuenta para mejorar tu historial crediticio y, con él, las condiciones de tu próximo préstamo.

  • Consejos para mejorar tu historial crediticioUsa tu tarjeta de crédito. Si aún no la tienes, solicita una tarjeta de crédito y paga su saldo completo cada mes. Irás creando historial sin ningún esfuerzo.
  • Paga todas tus facturas a tiempo. Ser responsable con tus compromisos financieros y llevar al día todas tus facturas (ya sean de la tarjeta, del seguro, de la luz, del teléfono…) te ayudará a construir un buen historial de crédito.
  • Liquida tus deudas. Cuanto menor sea tu saldo deudor, más se incrementará tu solvencia y ello se valorará muy positivamente por parte de las entidades financieras.
  • Revisa con frecuencia tu historial. Controla regularmente tu historial de crédito para detectar posible actividad no autorizada, errores y facturas sin pagar, e informa a tu banco de todos los inconvenientes de inmediato.
  • Mantén todas tus cuentas ‘viejas’. Aunque pueda resultarte incómoda, esta medida ayudará a que las instituciones vean las diferencias entre tus saldos deudores y el crédito que tienes disponible.
  • Sé precavido al cerrar cuentas. Si finalmente decides cerrar una cuenta, intenta que sea la que menos movimientos ha registrado. De lo contrario, podría afectar negativamente al reducir tu historial o disminuir el crédito que tenías disponible.