Cómo desbloquear tu cuenta bancaria

Como respuesta a la ley 10/2010 sobre prevención del blanqueo de capitales, el pasado 1 de mayo las entidades bancarias procedieron a bloquear todas las cuentas cuyos titulares no hubieran identificado como suyas mediante la presentación de su DNI en alguna de las oficinas.

Al tratarse de un plazo fijado por la ley, no existe posibilidad de prórroga, y se estima que alrededor de 7 millones de cuentas han podido ser bloqueadas con la nueva medida. Ello significa que el dinero que acumulan queda congelado y el usuario no podrá operar con ellas, es decir, no podrá realizar ingresos, transferencias, ni retirar efectivo.

El perfil del cliente mayoritariamente afectado es el de aquel que decidió abrir su cuenta en una fecha en la que no era necesaria la presentación del DNI, o bien aquel que presentó un DNI con fecha de caducidad anterior al 30 de abril de 2015 y no ha pasado por la oficina bancaria a escanear un nuevo documento de identidad.

Si te has encontrado en una de estas situaciones y tu banco ha bloqueado tu cuenta de crédito, aun dispones de un último recurso para recuperarla. Te lo explicamos a continuación.

El desbloqueo de tu cuenta: un trámite sencillo y rápido

La ley es muy clara en lo que se refiere al hecho de bloquear las cuentas no identificadas debidamente, pero no concreta cómo llevar a cabo este bloqueo, lo cual otorga cierta libertad a las entidades bancarias para proceder según estimen más conveniente.

Desde el día 1 de mayo, los bancos brindan a sus clientes un plazo de tres meses para presentar la documentación exigida y poder desbloquear su cuenta, de modo que esta medida es todavía reversible.

El desbloqueo de tu cuenta: un trámite sencillo y rápidoLa operación es rápida y sencilla: por lo general solo se exige que el cliente presente su DNI para poder digitalizarlo. A partir de ese momento la cuenta queda desbloqueada, aunque existen ciertos casos en los que pueden pedirse otros documentos como un recibo de la nómina actual, un certificado de haberes, una pensión o subsidio, un certificado de relación laboral emitido por un empleador, la declaración del IRPF del último ejercicio, el alta de actividad en Hacienda, la última declaración trimestral o anual del IVA o retenciones del IRPF, el último recibo del colegio profesional, el recibo de la Seguridad Social en el régimen de autónomos…

Sea como sea, el bloqueo de los depósitos se realiza de forma progresiva y siempre previo aviso al cliente, por lo que éste dispone de la información necesaria para poder actuar en consecuencia y evitar perder su dinero.

Las propias entidades bancarias han ido avisando mediante carta, llamada telefónica o SMS a todos los clientes que no habían presentado su DNI antes del plazo marcado por la ley, así que si no has recibido ninguna notificación lo más probable es que no tengas nada de qué preocuparte.

Ahora bien, en el caso de que hayas cambiado de domicilio sin informar a tu banco de la nueva dirección, puede ser que no te encuentres al corriente de la situación de tu cuenta de crédito. Ante este supuesto, en Zaimo te recomendamos que acudas a la oficina de tu banco más cercana y te informes de todos los detalles lo antes posible, para poder tomar las medidas oportunas en caso de que se haya producido un bloqueo.

Si crees que tu cuenta ha sido bloqueada por el banco de manera injustificada, tienes derecho a presentar una reclamación ante el Departamento del Defensor del Cliente de la entidad. Si no obtienes respuesta en un plazo de dos meses, o si la respuesta no es favorable, el paso siguiente consiste en poner una reclamación en el Servicio de Reclamaciones del Banco de España o, por último, presentar una demanda judicial.

¿En qué casos se puede bloquear una cuenta bancaria?

Además del supuesto del que venimos hablando, existen otros casos en los que el banco puede proceder a bloquear una cuenta corriente:

  • Cuando el cliente tiene una deuda con el banco que ha vencido y no se ha pagado. Para que esto pueda producirse, deberá reflejarse la posibilidad en el propio contrato de la póliza, préstamo o crédito vinculado a esa cuenta.
  • Cuando se registre el fallecimiento de un titular de la cuenta. En este caso, los fondos no estarán disponibles hasta que se justifique el pago del ISD por parte de alguno de los herederos y se presenten los documentos administrativos pertinentes.
  • Mediante la autorización de un juez. Una cuenta corriente puede ser bloqueada por petición judicial para que el usuario no pueda retirar el dinero y se pueda llevar a cabo una investigación, si la Justicia así lo estipula.

El porqué de esta medida

La ley de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo nace como una medida preventiva para combatir el fraude y las operaciones terroristas en el territorio nacional. Con este objetivo, las entidades bancarias están ahora obligadas a contar con unidades específicas capaces de rastrear tanto la identidad de sus clientes como la procedencia de sus fondos. Para ello deben comprobar, a través de la verificación de su DNI, que sus clientes son quienes dicen que ser, vigilar su comportamiento a lo largo de los meses y monitorizar todas las transacciones que realicen.

No obstante, los bancos tienen que dedicar una especial atención a las ‘personas políticamente expuestas’ así como a aquellas operaciones o productos que entrañan más riesgos. Además, están obligados a informar al Sepblac (Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias) sobre cualquier operación sospechosa o bien sobre cualquier movimiento en el que la procedencia de los fondos no quede suficientemente acreditada.

En el propio sector bancario reconocen tener dudas de que la actualización de los datos de los clientes traiga consigo la localización de posibles defraudadores, pero esta acción sí se perfila como un método eficaz para lograrlo en el futuro. A través de este medio, el sistema judicial podrá tener en su mano toda la documentación bancaria escaneada y debidamente actualizada.