Consejos para invertir en bolsa antes de fin de año

Son muchas las personas interesadas en invertir en bolsa, pero no todas se animan a hacerlo. El miedo, el desconocimiento del mercado, o la falta de confianza son solo algunos de los motivos que obligan a echar el freno a la hora de dar el paso.

Puede que tú seas una de ellas y, por eso, en Zaimo queremos mostrarte las nociones más importantes que debes tener presentes para invertir en bolsa y darte algunos consejos para que te inicies con éxito en el mundo bursátil antes de fin de año.

¿Aceptas el reto?

Productos bursátiles en los que invertir

Lo primero que debes conocer y diferenciar son los diferentes productos que operan en el mercado bursátil: valores, materias primas, bonos, divisas, opciones, créditos, deudas y derivados.

  • Productos bursátiles en los que invertirValores: Son documentos con validez jurídica que representan un contenido financiero o comercial. Pueden ser creados por una empresa o por una agencia estatal, quiénes estarían obligadas a una prestación sobre el dueño del valor, sin que éste deba ofrecer ninguna contraprestación a cambio. Existen varios tipos de valores, aunque los más conocidos son las acciones de las compañías
  • Bonos: Los bonos son títulos de deuda que pueden ser emitidos por el Estado o por una empresa privada. Constituyen una obligación financiera en forma de promesa de pago, que se plasma en un papel donde se recoge el monto, el plazo para devolverlo y la modalidad de pago.
  • Materias primas: Hablamos de una serie de bienes primarios cuyo margen de ganancias suele ser bastante escaso. Entre ellos encontramos cereales, carne, metales, energía, etc.
  • Divisas: Son medios de pago nominados en moneda extranjera y mantenidos por los ciudadanos residentes en un país. Su precio viene determinado por el mercado y, como ejemplo, tenemos el euro, el dólar, la libra, el yen…
  • Opciones: Las opciones financieras son derechos de compra y de venta sobre un activo subyacente, que puede ser una acción, una materia prima, un índice bursátil, etc. El precio de las opciones está ligado, de esta forma, a la cotización del activo subyacente.
  • Créditos: Consiste en una forma genérica de referirse a la adquisición o venta de valores al contado sin necesidad de disponer del importe total necesario para su adquisición.
  • Deudas: Los títulos de deuda corporativa ofrecen a su propietario un interés que recibirá de forma periódica cada trimestre, cada semestre o cada año, según lo estipulado.
  • Derivados: Los productos derivados son instrumentos financieros cuyo valor deriva de la evolución de los precios de otros activos: los activos subyacentes. Éstos pueden ser acciones, cestas de acciones, valores de renta fija, divisas, tipos de interés, índices bursátiles, materias primas, etc.

¿Qué comprar?

Antes de invertir en bolsa debemos detenernos a estudiar la actualidad bursátil del momento, para evitar comprar un valor al borde de la quiebra. Para ello solo tenemos que entrar en la página web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), donde encontraremos balances, cuenta de resultados, fichas y guías del inversor, estadísticas…

Cuando hayamos concretado una o varias empresas debemos observar si sus beneficios netos van mejorando cada trimestre o si, por el contrario, van generando pérdidas. También tenemos que cerciorarnos de que sus deudas a corto plazo son inferiores al activo circulante con el que se pagan. Ya por último tenemos que comprobar que las deudas totales de la empresa no superen el 60 % del pasivo de la compañía.

Cuando hayamos realizado este dibujo económico de la compañía, debemos valorar si la cifra por la que compraríamos el producto podría reportarnos beneficios, siempre teniendo en cuenta la situación económica en la que nos encontramos.

A pesar de todo, y por mucho que estudiemos el mercado, no podríamos entender la bolsa sin una dosis de riesgo y de aventura. Y es que, al final, ya lo dice la frase: “Quien no se arriesga, no gana”.

6 consejos para invertir en bolsa en la recta final del año

Si estás planteándote invertir en bolsa antes de que termine 2015, te sugerimos que tengas presentes los siguientes consejos, especialmente si no tienes mucha experiencia previa.

  1. 6 consejos para invertir en bolsa en la recta final del añoInvierte exclusivamente el dinero que no necesites a corto plazo. Sean cuales sean las previsiones, no sabes cómo puede responder el mercado. Por ello, lo más recomendable es invertir solo aquel dinero que no compromete nuestra economía personal o familiar.
  2. Invierte a largo plazo. Son muchos los estudios que aseguran que, en periodos de más de diez años, la bolsa es el activo de inversión más rentable. Establece unos objetivos y realiza un seguimiento periódico de las acciones. Debes tener claro cuánto dinero estarías dispuesto a perder y cuánto quieres ganar, y vender solo a esos precios.
  3. Decide por ti mismo. No te dejes llevar por las decisiones pasadas de amigos o familiares, ya que lo que a ellos les fue bien o mal en su momento, ahora puede haber cambiado por completo. Se trata de tu dinero, por lo que no deberías delegar la responsabilidad en las decisiones tomadas por otros.
  4. Mantente informado. Una vez que has invertido tu dinero en bolsa, debes estar al tanto de los principales índices bursátiles, saber cuáles son las empresas que cotizan en ellos, las acciones que se encuentran al alza o a la baja, etc. Acostúmbrate a revisar cada día la actualidad bursátil y, si te surge alguna duda, busca la opinión de expertos o de otros inversores en portales online especializados en la materia.
  5. No te fíes de los rumores. En lo que al terreno de la bolsa se refiere, la información fluye a velocidades de escándalo, y debemos aprender a diferenciar los rumores de la información. No tomes decisiones bursátiles basándote en comunicaciones que no se apoyan en datos fiables y contrastados.
  6. No olvides declarar. La nueva reforma tributaria ha eliminado la exención fiscal a los primeros 1.500 euros ganados por el cobro de dividendos en bolsa. Por ello, cuando prepares tu declaración de la renta, no debes olvidarte de tributar estas cifras.