Descubre la nueva normativa sobre cajeros y comisiones

El Gobierno acaba de aprobar un real decreto ley que impide a los bancos cobrar una doble comisión en el momento de sacar efectivo en un cajero automático. Eso sí, deja abierta la puerta al mantenimiento de una comisión por el uso del cajero ajeno, sin tope en la tarifa, cuya cuantía será establecida por el propietario.

Según el propio ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, con esta medida se busca alcanzar un sistema “más transparente y sencillo”, que reduzca las comisiones que pagan los clientes en el momento en el que retiran dinero de un cajero automático.

En Zaimo te explicamos los pormenores de esta nueva norma y veremos qué novedades va a traer al panorama actual.

Los cajeros automáticos en la actualidad

La mayor parte de las entidades bancarias cobran unas comisiones por sacar dinero en los cajeros automáticos. Esta tarifa varía en función de la red a la que pertenezca el cajero automático que se vaya a utilizar, y a menudo es superior cuando se trata de retirar efectivo en los cajeros de otras redes. Por su parte, cuando el cajero pertenece a la propia entidad, la transacción suele ser gratuita en las operaciones a débito.

Según la Orden EHA/2899/2011 de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios, es obligatorio que todos cajeros informen al cliente de la comisión y de los gastos de la operación antes de que se formalice.

Actualmente, en nuestro país existen tres redes de cajeros: Servired, Red Euro 6000 y Red 4B.

  • Servired (Sociedad Española de Medios de Pago): Es la red de cajeros más extendida en España, tanto en número de cajeros y tarjetas como por el número de entidades adscritas a ella, entre las que se incluyen La Caixa, BBVA, Bankia, Bankinter, Sabadell y CatalunyaCaixa.
  • Red Euro 6000: Se posiciona como la segunda red en cuanto a cantidad de cajeros y número de entidades miembro, entre las que aparecen antiguas cajas de ahorros como Kutxabank o Ibercaja.
  • Red 4B: Es la red con menos cajeros y bancos adheridos, pero incluye a dos de las entidades más implantadas: el Banco Santander y el Banco Popular.

¿Qué cambia el nuevo decreto sobre cajeros y comisiones?

¿Qué cambia el nuevo decreto sobre cajeros y comisiones?La nueva normativa, que entrará en vigor en enero del año que viene, establece que los dueños de los cajeros podrán marcar la comisión que estimen oportuna para los casos en los que la persona que retira el dinero no es clienta de la entidad. Si hasta ahora se trataba de una tarifa pactada, a partir de la entrada en vigor del nuevo decreto, en caso de que no se llegue a un acuerdo, prevalecerá el precio que proponga el banco propietario del cajero automático en cuestión.

Otra novedad que trae consigo el decreto aprobado recientemente sobre cajeros y comisiones establece que las entidades financieras no podrán cobrar directamente esta tarifa de recargo a los clientes, pero sí podrán imponer a sus bancos la comisión que estimen oportuna. A partir de enero será el banco responsable del cajero quien reciba el 100 % de esa cantidad, y la entidad emisora de la tarjeta podrá decidir si traslada o no a su cliente este pago o una parte del mismo.

Al implantar esta medida se espera que las entidades compitan entre sí por ofrecer las comisiones más bajas, abaratando así el coste del servicio y favoreciendo a los propios clientes, que buscan evitar las comisiones bancarias.

¿Cómo se lo han tomado las entidades bancarias?

Según informa el medio digital Cinco Días, las entidades adscritas a Red Euro 6000 tienen previsto llegar a un acuerdo multilateral para marcarse un coste bajo las unas a las otras. Se baraja una cifra inferior a la que venía siendo la tradicional tasa de servicio o de intercambio, que en la actualidad ronda los 60 céntimos.

Por su parte, parece que CaixaBank se plantea mantener el cobro de dos euros por el uso de sus cajeros, aunque a partir de ahora trasladará esta tarifa a las entidades bancarias a las que pertenezcan las personas que retiren dinero en sus terminales.

Banco Santander y BBVA todavía mantienen sus dudas sobre si seguir adelante con su idea de cobrar dos euros por el uso de sus cajeros o, por el contrario, buscar un acuerdo con el grueso de entidades.

Consejos prácticos para evitar comisiones

Consejos prácticos para evitar comisionesSe estima que cada cliente paga a su banco una media anual de 200 euros en concepto de las comisiones más simples. Para evitar que nuestra tarjeta bancaria nos propicie más sustos, desde Zaimo recomendamos tener presentes estos consejos:

  • Las comisiones más comunes e importantes son por emisión, renovación y mantenimiento de tarjeta. Suman un importe fijo anual que suele oscilar entre 10 y 50 euros en función de la modalidad contratada: a mayor categoría, mayor desembolso. No lo olvides a la hora de solicitar tu tarjeta, infórmate sobre todas las posibilidades con las que cuentas y decídete por la que mejor se adapte a tu situación económica y personal.
  • En el caso de que te hayan obligado a abrir una cuenta para poder mantener la hipoteca o pagar los intereses de un depósito, estás exento de costes por mantenimiento y administración, según fija el Banco de España. No olvides tenerlo en cuenta.
  • Si por lo general necesitas retirar dinero de manera frecuente, lo mejor es optar por una tarjeta de débito, con la que podrás llevar un control de todo lo que gastas.
  • Fíjate bien en la red a la que pertenece tu tarjeta e infórmate sobre las entidades adscritas a ella. De esta forma, cuando necesites sacar dinero sabrás qué tipos de cajeros debes buscar y cuáles evitar, y no te dejarás ni un céntimo en las odiadas comisiones.
  • Lee siempre la letra pequeña y no aceptes comisiones que no se hayan advertido con anterioridad, ni tampoco modificaciones en las mismas si no ha existido un previo aviso.