El GPS, un avance necesario para el coche

Si existe un aparato que ha cambiado nuestra vida dentro del automóvil ese ha sido el GPS. Un aparato electrónico que ha terminado con muchas de las discusiones familiares que ocurrían dentro de ese habitáculo de rápido transporte. Se acabó el perderse por el camino a la playa al pasar por Madrid o el callejear sin sentido por la calles de Córdoba de única dirección. El GPS ha supuesto un salto de calidad de vida en todo lo que se refiere a los viajes familiares turísticos.

Pero no sólo para ese conductor dominguero ha supuesto un cambio sustancial, sino que también para el profesional tanto del transporte de mercancías como del taxi, que ya no tiene la obligación de conocerse al dedillo todas las calles de la ciudad en la que trabaja. Esto, tiene un doble punto de vista, puesto que son muchos los taxistas que apoyados en esta nueva máquina han dejado de ser enciclopedias urbanas para ponerse en manos de un microchip como única salvación cuando el destino no es muy conocido. En algunas grandes ciudades han llegado a verse incluso conductores de taxi que no hablan bien el idioma y cuyo único conocimiento es lo que le marque el aparato.

Para el conductor ocasional, que viaja un par de veces al año a ciudades desconocidas, con un simple smartphone de última generación es suficiente para poder orientarse sin necesidad de invertir en un GPS.

¿Un ‘smartphone’ es una buena solución como GPS?Smartphone GPS

La mayoría de los teléfonos de hoy en día disponen de una aplicación de GPS integrada que puedes utilizar de forma ocasional. Si no eres un conductor muy habitual que necesita de un localizador constante, es una buena solución, pero debes tener en cuenta que:

  • Es necesario contar con un teléfono de calidad. La multitud de aplicaciones y acciones que realizamos a través del móvil implican que necesitemos un teléfono potente para poder mover todo el sistema operativo. El GPS es una de las aplicaciones que más capacidad necesita.
  • La mayoría de los teléfonos no tienen los mapas integrados, sino que aplicaciones como Google Maps se mueven a través de conexión a internet. Por ello que sea necesario una conexión con una amplia capacidad de descarga para que no se acaben los datos con nuestros viajes.
  • El problema del roaming. Al utilizar conexión a internet, debemos tener en cuenta que, al pasar a otro país, nuestra aplicación GPS o de mapas integrados en nuestro teléfono móvil empezaría a tirar de datos, haciéndonos gastar sumas insospechadas de dinero si no tenemos una tarifa acorde.

Por ello es verdad que el teléfono móvil puede salvarnos de múltiples problemas, pero si lo que queremos es una solución continua para nuestros viajes habituales es razonable que invirtamos parte de nuestro presupuesto viajero en un buen GPS. Se convertirá en un amigo sin el que no podremos vivir.

¿Cómo elegir un buen GPS?

El mercado de los GPS ha crecido durante los últimos años de una forma exponencial. Marcas como Tom Tom y Garmin se han situado como los líderes del mercado, siendo la primera la verdadera marca referencia en este sector, gracias a sus más que positivas referencias de los millones de usuarios con los que cuenta en el mundo.

Veamos qué debemos tener en cuenta:

  • GPSMapas que incluye. Lo normal en este punto es que la persona que utiliza un GPS no vaya a salir de su país o no vaya a ir más allá de los países limítrofes conduciendo su propio coche. Por ello, para un usuario de este tipo en España, es conveniente que compre un GPS con los mapas de Iberia (España, Portugal y Andorra). Si viajas más allá de estos países existen otros que incluyen 22 naciones europeas y los más completos van hasta 45.
  • Actualizaciones, importante en estos tiempos de cambio. Las carreteras cambian casi cada día, por ello es necesario tener completamente actualizado el GPS. Existen de dos tipos, los que hay que pagar por actualizarlos o los que incluyen ya de “fábrica” actualizaciones gratis de por vida. Los últimos salen por un precio algo más alto, pero si eres un profesional de la carretera que los necesita tener constantemente al día, al final te saldrá rentable.
  • ¿Pantalla grande o pequeña? El GPS puede ser un elemento que nos limite la visibilidad de la carretera, pero si lo usamos de un modo seguro no deberíamos tener problemas de ningún tipo. Debemos escoger la pantalla adecuada a nuestro modo de conducción y a la visión que tengamos (a mayor edad es lógico que el tamaño que necesitemos sea más grande). Van desde las 3,5 pulgadas hasta las 7 de los más grandes.
  • Autonomía del GPS. Dura más de 2 horas, pero no tendrás contratiempos, puesto que puede ir cargándose simultáneamente en el mechero del automóvil en los coches antiguos y en los nuevos puedes hacerlo en el puerto USB. En casa también podrás cargarlo en cualquier ordenador.
  • Tipo de vehículo con el que te mueves. Los que venden en las tiendas suelen ser para el utilitario. Sin embargo, si lo que conduces es un camión de amplias dimensiones, debes comprarte uno específico para evitar problemas, como que te dirija a puntos conflictivos como calles estrechas, túneles angostos o puentes no lo suficientemente anchos para poder pasarlos. Adquirir un GPS  para camión será algo más caro que uno estándar, pero sin lugar a dudas merecerá la pena y evitarás muchos momentos de estrés.

En definitiva, has de tener en cuenta multitud de opciones a la hora de escoger el GPS que dirigirá tus pasos y los de tu vehículo, pero cualquier euro invertido será rentable, puesto que supondrá un ahorro tanto en kilometraje como en tiempo perdido. Una compra necesaria incluso para los más anclados en el pasado que, a pesar de sus reticencias a los nuevos instrumentos, agradecerán con el paso de los meses, y los viajes.