Aprovechar el tipo de cambio para viajar

Toda vez que viajar a los Estados Unidos ha dejado de convertirse en un chollo para los habitantes de la zona euro, existen aún muchos países con los que el cambio de divisas supone un beneficio para los viajeros españoles que deciden salir más allá de nuestras fronteras. Ponemos dos ejemplos específicos en los que podemos observar la situación real de nuestra moneda en contraposición a otras y cómo aprovecharnos del tipo de cambio:

Estados Unidos, el chollo que no es tan chollo

Durante años los aviones se llenaron de viajeros españoles con las maletas vacías esperando llenarlas con las marcas americanas de postín por  un puñado de dólares. Un cambio cercano al 1,50 dólares por cada euro hizo que todo esto se convirtiera en una oportunidad para los viajeros españoles que vieron en aquel momento la oportunidad idónea de ir a conocer “el nuevo mundo”. Aviones llenos de europeos con billete de destino a la Gran Manzana, puesto que este parecía ser el único destino apetecible en los Estados Unidos, con un afán consumista sin freno.

Cada vez era más frecuente ver los outlets de New Jersey más atestados de españoles en particular y europeos en general que compraban sin temor a arruinarse las prendas de temporadas anteriores de las marcas yanquis por excelencia. Polos de Ralph Lauren por 60$, zapatillas Nike que no sobrepasaban los 50€ al cambio o Levi’s con una rebaja superior al 70% de lo que se podían encontrar en las tiendas españolas se convertían en piezas codiciadas para el avezado cazador español.

Nueva YorkY no sólo de las compras vivía el turista español, sino que el atractivo cambio le permitía comprar billetes de avión a precios mucho más razonables que anteriormente, así como alojarse en los siempre prohibitivos hoteles del Upper East Side por un precio que no condicionara su “cuenta de resultados” a final de mes.

Sin embargo, todo cuento de hadas tiene un final que siempre suele beneficiar al más fuerte, alto y guapo, y ese, en el tema de política y economía internacional, son los Estados Unidos. La crisis económica imperante durante los años anteriores que hundió algunos de los países de Europa, entre ellos el nuestro, hizo que la preponderancia del euro frente a los dólares se redujera y los tipos de cambio actuales no hagan ya tan rentable como antes el llamado “turismo de compras”. El 1,13 dólares por cada unidad de la moneda europea ya no hace tan apetecible viajar a Estados Unidos y ha cambiado el concepto de muchas de esas escapadas de maleta de vacía, que ahora tienen como fin principal conocer una cultura tan diferente a la nuestra como la americana. Un salto de calidad en el motivo del viaje, un triple salto hacia atrás para todo lo que se refiere a nuestros bolsillos.

Argentina, o ¿cómo aprovecharse del cepo cambiario?

Puerto Madero - Buenos AiresLos últimos gobiernos “populistas” que han dirigido a la República de Argentina han llevado a que se convierta en un paraíso para los turistas que deciden visitarla. El cepo cambiario por el cual no se permite que los ciudadanos de este país puedan cambiar los pesos argentinos a dólares de un modo libre y sin limitaciones ha hecho que nuestras monedas, ya sean dólares, euros o libras, sean muy codiciadas.

Mientras el cambio oficial, o quizás sería más adecuado llamarlo oficioso, porque es muy difícil que a los ciudadanos argentinos les permitan cambiar su peso argentino por moneda extranjera en un volumen mayor a los 3.000 dólares, se sitúa en torno a los 8,9 pesos por dólar, el cambio que se ofrece en la calle llega hasta los 12,2 pesos argentinos por dólar (en euros el salto es mayor puesto que va desde los 9,9 del oficial a los más de 14,1 que te ofrecerían en los locales de cambio no oficiales).

Esto hace que viajar a conocer territorio argentino sea más rentable que nunca, puesto que cambiando la moneda en los establecimientos no oficiales de la calle se pueden obtener unos réditos que nos permiten conocer la capital argentina en particular y el país en general de una forma barata y asequible para los ciudadanos que procedan de otros países con monedas más fuertes.

El paraíso argentino en lo que al cambio de monedas se refiere se puede observar en todos los momentos de la visita turística. Es posible cenar un asado en uno de los mejores restaurantes de Puerto Madero por un importe que, al cambio “blue” (así se denomina el tipo de cambio que se obtiene en las oficinas de cambio no oficiales), no supera los 12 euros el menú. Un verdadero lujo para turistas extranjeros que ven en esta decadente capital latinoamericana uno de los lugares más románticos a los que viajar. La capital del tango, de Ríver, de Boca, la capital del corralito, la que fuera capital del mundo allá por comienzos del siglo XX, se puede disfrutar por muy pocos euros. Por ello, una vez comprado el billete de avión -éste sí estará cotizado en euros y no nos saldrá precisamente a un precio bajo-, podremos permitirnos lujos que en nuestros países se nos antojan inaccesibles por un coste razonable, gracias al tipo de cambio, y gracias a Cristina, la actual presidenta de esta República, que mantiene el cepo cambiario como modo de evitar la fuga de moneda.

Otros países donde viajar y aprovecharnos del cambio

Habiendo tocado ya el caso más significativo, como es el argentino, existen en Latinoamérica países como Perú, Colombia o Brasil en los que la posición de sus monedas frente al euro sigue marcándolos como lugares a los que viajar sin necesidad de tirar la casa por la ventana.

Tailandia o Myanmar son otro par de ejemplos situados en el  sureste asiático en los que, en el momento del cambio, tu moneda doblará su valor y te permitirá pasar un día con apenas 10 euros en el bolsillo.