Preferentes: ¿por qué nos engañaron los bancos?

Alrededor de 700.000 familias españolas se vieron atrapadas, hace solo unos años, en el conocido como ‘fraude de las preferentes’, un producto financiero del que todavía hoy están intentando desvincularse. Hablamos de acciones perpetuas emitidas por un banco o caja de ahorros, cuya rentabilidad depende de que la entidad financiera obtenga beneficios.

Durante años estas participaciones no dieron ningún problema porque cuando un cliente solicitaba su dinero la entidad financiera se encargaba de vender el producto a otra persona, por lo general al mismo precio, de forma que nunca faltaba liquidez.

Sin embargo, al llegar la crisis, muchos inversores dejaron de recibir remuneración por su capital y los bancos ya no devolvían el dinero invertido, por lo que los preferentistas se dieron cuenta de que sus ahorros habían quedado atrapados en un producto cuyas verdaderas condiciones no conocían.

¿Qué pasó con las preferentes?

La mayor parte de las personas que invirtieron en preferentes desconocían los riesgos y confiaron en sus bancos y cajas de ahorros. Firmaron el contrato con el convencimiento de estar dejando su dinero en un plazo fijo seguro, pero la realidad era bien distinta.

Muchos de estos clientes que hoy reclaman su dinero aseguran que, antes de firmar, se les explicó que se trataba de un producto diferente al que era en realidad, y terminaron firmando sin leer la letra pequeña y sin saber a lo que se estaban comprometiendo.

En esta difícil odisea está sirviendo de gran ayuda el trabajo del despacho de abogados Arriaga Asociados, que se ha especializado en defender los derechos de los clientes afectados por las participaciones preferentes. En la actualidad atiende más de 15.000 casos de afectados por estos productos y tiene a Iker Casillas –quien invirtió 480.000 euros en acciones de Bankia, cuyo su precio quedó reducido a 1.395 euros– como imagen.

Varias sentencias han declarado nulos algunos de estos contratos pero todavía son muchas las personas que siguen batallando por recuperar sus ahorros de toda la vida, atrapados en una inversión que se ha convertido en una auténtica pesadilla.

Cómo evitar caer en una estafa financiera

Cómo evitar caer en una estafa financieraNadie se encuentra a salvo de contratar un producto con irregularidades tan sangrantes como las que se han producido en el caso de las participaciones preferentes.

En Zaimo, te damos una serie de consejos para evitar caer en productos financieros que pongan en peligro tu dinero y el de tu familia.

  • Aunque pueda resultar farragoso, lee siempre la letra pequeña antes de firmar cualquier producto financiero. Obtener dinero rápido y sin gastos ocultos no siempre es tan sencillo como puede parecer.
  • No firmes nada que no entiendas. La entidad bancaria está obligada a ofrecer a sus clientes toda la información necesaria para entiendan bien la operación o el producto que se plantean contratar
  • Tómate todo el tiempo que necesites para tomar decisiones con conocimiento y sin precipitación ni presiones de ningún tipo.
  • Si te surge cualquier duda o tienes alguna consulta que quieran resolver antes de firmar el contrato, acude a la Oficina de Atención al Inversor de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), donde te informarán y asesorarán gratuitamente sobre cualquier cuestión relacionada con los mercados de valores.